Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Un sensacional capricho de la naturaleza

Bautizado como el De Beers Cullinan Blue es uno de los diamantes azules más valiosos que se hayan ofrecido jamás en subasta. La cita es el 28 de abril en la sede de Sotheby’s en Hong Kong y su precio de salida se ha fijado en 44 millones de euros. Fue descubierto en 2021 en la mina Cullinan de Sudáfrica, una de las pocas fuentes de diamantes azules que existen en el mundo. A lo largo del año pasado, la compañía De Beers trabajó con los experimentados maestros cortadores de la manufactura Diacore, responsables de tallar y pulir el diamante en bruto, para dar vida a esta gema sensacional de 15.10 quilates. Entre los diamantes de colores más inusuales, los azules constituyen un fabuloso capricho de la naturaleza. «Los diamantes azules son raros en el mercado, pero este es el más raro de todos; nada de un calibre remotamente similar ha aparecido en subasta en los últimos años. Resultado de un proceso de cientos de millones de años, este diamante azul es, sin duda, una de las mejores creaciones de la naturaleza. En un momento de demanda sin precedentes de grandes diamantes de color, nos sentimos emocionados de sacar al mercado lo que seguramente se convertirá en una de las joyas más famosas del mundo», declaró Patti Wong, presidenta de Sotheby’s Asia.Dado que los diamantes son el material más duro de la tierra, se requiere gran habilidad para cortarlos. El proceso de facetado exige una precisión extrema. No se permite ningún error de cálculo; el más mínimo desliz podría resultar fatal dañando el color y destruyendo para siempre la belleza de la gema. La mayoría de cortadores han aprendido el oficio de sus antepasados en una industria que – pese a los avances de la tecnología- aún depende en gran medida de una destreza manual que se ha transmitido a través de las familias durante generaciones. La maestría demostrada por el artesano de Diacore que invirtió un año en cortar el De Beers Cullinan Blue puede compararse, en palabras de Wenhao Yu, presidente del departamento de joyas de Sotheby’s, con la «de los más grandes escultores de la historia del arte.»